29.11.05

Putita

Llevo horas mirándome las manos. Las uñas, mal recortadas, guardan aún pequeños grumos oscuros que me abstengo de limpiar. En las cutículas quedan huellas de sustancias exploradas, endurecimentos de pequeñas carnosidades que froto delicadamente, una y otra vez, con la intención de que no se desprendan de su lugar. Los dedos han permanecido obstinadamente pegajosos. Los huelo. Y los paso sin prisa a lo largo de mis labios secos y estriados. Los pongo suavemente en contacto con la punta de la lengua. Un pequeño toque nada más. Lo suficiente como para retener el arrebato de un sabor sutil: un trozo de alga fresca sobre el asfalto. Puestos al oído, producen un sonido gomoso, casi imperceptible, como cuando en el silencio se descose lentamente un pedazo de tela desgastada o chapotea por descuido una alimaña en medio del lodazal.
Ella estará durmiendo ahora la rutina miserable de su vida conyugal. Pero mañana, al despertar sola de nuevo en una casa traicionada, el derrumbe de un hormiguero en la parte baja de su vientre la hará pensar otra vez en mí. Descolgará el teléfono y me llamará. "¿Vamos nuevamente al cine?", me preguntará con una ansiedad mal disimulada. "A la primera tanda", le digo yo. "A la misma película", añado. "A esa hora nadie va".

7 Comentarios:

Anonymous Anónimo said...

Si me permite usar su espacio para una karaoke, i'll sing for you some sweet scottish lines:

la oscuridad del matiné es mia

es mia

2/12/05 10:02 a. m.  
Blogger Rodrigo Köstner said...

Tu performance karaokero viene a quemarropa para cifrar estos renuevos eróticos de matiné. Como en un poema de Houllebecq, en que se pasa revista de lo lúbrico en las salas de cine: "He aquí el rostro del amor... juego de especialistas".

2/12/05 11:58 a. m.  
Blogger Mara Pastor said...

que texto más cabrón, en el sentido digno de los cabros. kiéntuere?

3/12/05 1:25 p. m.  
Blogger Rodrigo Köstner said...

Me ababacho, Mara. Claro que acojo con cariño tus palabras. No siempre le dicen a uno que el texto gustó. Mucho mejor si viene de ti. A lo mejor postee después algo más al respecto: como imaginarás, la experiencia del cine ha tenido días de secuela. Hay tela pa cortar. Ojalá la leche no se agrie.

Que kíensoy. Pues yo soy aquel que ayer no más decía. Un cachorrito de escritor. Y a veces: pescado sin vender, como dice una canción.

Es bueno saberte por akí.

Disfruta la pasta de guayaba. Y cuídate del frío.

Chao.

3/12/05 8:16 p. m.  
Blogger Mara Pastor said...

Leí tu comentario mientras escuchaba "Vuelvo a estar aquí, en donde partí" de Mimi Maura "Cuesta todo más/ en cualquier ciudad/ la rutina es cruel/ pero al revés todo puede ser distinto...", y Kevin Johansen el otro papi de mi vida, pero lo que no entiendo es como congeniar Fiel a la Vega con tu PutaMadre. Tendré que leerte con más minuciosidad a ver si me llega la epifanía..."pero ahora sé que puedo viajar por un rato más si quiero..." Mimi sabe

3/12/05 11:06 p. m.  
Blogger Rodrigo Köstner said...

Ay, Mara. ¿Cómo congeniar a los fieles con mi putamadre? Cierto: puede haber un incómodo trasnochamiento en ello. Una resaca mal asumida... Digamos, entonces, que el gustito por la música de estos trovarockeros es algo así como la anacrónica marca que perdura en la muñeca del ex-presidiario que vuelve a la ciudad. Un principio de vergüenza incapaz de suprimir la gozadera que incluye el sabroso retorno de lo reprimido al cual uno finalmente se entrega en medio de la muerte, en plena luz. Es parte de ese "soñar despierto" que -también en su sabiduría- recupera la Mimi de ese stock, grueso y cocolo, que es la salsa gorda de Héctor y Willie. Como ella (y la Silva, claro está), "yo no lloro más"; aunque siempre hay un aura de empacho en todo esto. ¡Ay!

¿Sabes? Me estimula la coincidencia musical. Así que, equipado con una cuantas frías vestiditas de novia, acabo de sacar el "City Zen" de Johansen pa poner a tó volumen el popclore de "Atahualpa, you funky!" Se jodieron los vecinos... Va por los dos.

Saludos

4/12/05 12:56 p. m.  
Blogger Pidoki Saint-Point said...

"!!!" se dijo a sí misma.
-!!!,- comentó, entornando la mirada.

Veo que hay quienes escuchan Franz Ferdinand. Me gusta.

Pensé que Houllebecq era un francesillo novelista. Jmmm.

Ahora Mimi Maura!!? No, Mara, no, ya me estoy poniéndo exasperantemente celosa. Por qué demonios me privas de tu savia, niña! La savia de tu trova (comprada en tiendas de discos), como dicen en cantar america.

Ya sé, ya sé cómo resolveremos esto: busca una bandana fosforescente (pa ti y pa mi, estás en eu, tiene que haber en algún trili mart), y regresa a pr. Te espero en el aeropuerto con mi corillo, que te harán un redondel del que no podrás escapar. Yo empezaré a cantarte cualquier canción de Michael Jackson, y.... que comience el mambo: bailaremos hasta resolver este terrible incidente.

5/12/05 5:49 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

buscadores
Free gratis counter