22.1.06

Benjamin 37


El sonteto 37 de Benjamin se me dispara como uno de los de mejores que escribió tras el suicidio del amigo Friz Heinle en 1915. La traducción pertenece a Pilar Estelrich. Lo dejo aquí para los pacientes.

De nuevo será nuestra la ciudad
Pues toda felicidad es un retorno
Y es percibida como el eco de un bosque
A quien prestan su voz muchas quebradas

Y espesos troncos enraizados al lado
De los claros arroyos que sirven a las copas
Allí absorben las ramas que ardían como cirios
El día exterior en torno a nuestras fuentes.

Y el ojo mide en él asta tras asta,
Capta en el follaje la visión resplandeciente
En cristales polícromos se reflejó esta luz.

Nació así de las criptas la fuerza de las columnas.
Allí se hallaba el sol tan sombrío en su cenit
Y en la catedral vuelve a ser mediodía.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

buscadores
Free gratis counter