6.3.08

La pausa


“Tenemos que imaginarnos que Sísifo era feliz”
Albert Camus


En tanto que la piedra
pendiente abajo cae,
en la distancia, Sísifo
mira por un momento,
detenido, la polis.

“Siempre lo mismo. Todo igual.
La misma gente en el mercado.
La misma ronda de sofistas.
El mismo Diógenes de Sínope
Masturbándose frente a todos
En medio de la plaza.

El mismo principio de ruina”.

Ante la luz, en el tope
de la colina conocida,
Sísifo, rejuvenecido,
mira sonriendo hacia su base:

“Ellos también empujan piedras”.

2 Comentarios:

Blogger El Miope Mayor said...

Empujan piedras también y más pesadas. Porque la cargan en una inconciencia vital que sirve de biombo para no ver el hastío. Sísifo es un excelente compañero para degustar abrasivamente la patética inutilidad del no pensamiento, aunque el pensamiento en el fondo sea sólo otro biombo de distracción. Hay que saber escoger las formas de des-esperar.

Saludos, Rodrigo

14/3/08 9:03 a. m.  
Blogger Rodrigo Köstner said...

Querido Miope:

Al límite del lenguaje uno se cansa (ya lo había dicho Lira antes de matarse). Queda, entonces, reenfocar el cansancio como buena medida para leer dentro de las fisuras. El Sísifo de Camus siempre supo mirar por una de esas rendijas.

Saludos, hermano.

18/3/08 4:39 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

buscadores
Free gratis counter